El presidente de nuestro partido, Santiago Abascal, analizó desde el estrado los resultados electorales en compañía del resto de los miembros de la directiva de VOX, entre los que destacaban los ya eurodiputados Hermann Tertsch, Mazaly Aguilar o Jorge Buxadé.

Afirmó que se había abierto una nueva etapa política en España en la cual VOX se ha consolidado de pleno en la inmensa mayoría de las instituciones a pesar de los intentos de la estigmatización del voto por parte de la izquierda, los medios de comunicación y la “derechita cobarde”, que apeló al voto útil. De esta manera, se asegura nuestra voz, sin intermediarios ni interferencias, de forma nítida, y sin la mediación de los grandes medios de comunicación.

Además se hizo hincapié en la representación de VOX en un gran número de Comunidades Autónomas que se suma ya a los 24 diputados, los tres eurodiputados y la presencia en el Senado. A estos números se hace preciso sumar los votos de VOX gracias a los cuales nuestra formación es determinante en el 30% de las capitales de provincia a la hora de elegir a los futuros alcaldes.

Abascal continúo su intervención diciendo que VOX va a hacer valer sus votos, que no se tolerarán insultos o estigmas sobre la formación y sus votantes y que nos comprometíamos a mantener una línea de partido respetuosa y flexible para con el resto de formaciones.

La declaración terminó con una premisa que se ha mantenido firme desde la formación del partido: “Vamos a luchar todos los días y en todas las instituciones para evitar que la izquierda y el separatismo destruyan España y nuestras libertades”.