RECUPERAR LAS COMPETENCIA DE EDUCACIÓN

La Constitución Española de 1978, en su artículo 27, califica a la educación como un derecho fundamental de todos los ciudadanos. Se cita en el punto 2º del mencionado artículo que la misma tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto de los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

El respeto a los principios que marcan la Constitución requiere un modelo educativo que garantice:

  • La educación como un derecho de las personas y no un mecanismo de adoctrinamiento ni un medio para separar o enfrentar a los españoles.
  • No existan barreras en la movilidad de las personas.
  • Un diseño curricular común que permita mayores oportunidades en todo el territorio nacional.
  • Potenciar los contenidos comunes y fomentar el uso de los mismos criterios en los libros de texto.
  • Un funcionamiento eficaz de la Alta Inspección Educativa.
  • El respeto del derecho de los ciudadanos a elegir, entre las lenguas oficiales en el territorio, la lengua vehicular en que van a recibir la enseñanza sus hijos.
  • Corregir la gran brecha educativa entre las distintas comunidades autónomas puesta de manifiesto por el Informe Pisa.